“La masacre de Aguas Blancas. 20 años de impunidad”

El 28 de junio de 1995 en la sierra de Coyuca de Benítez, cerca del poblado de Aguas Blancas, fueron asesinados 17 campesinos y heridos 21 por efectivos de la policía Motorizada y Judicial del estado que pusieron un retén



Por órdenes del gobernador Rubén Figueroa Alcocer, para impedir una manifestación de la OCSS. Los campesinos se dirigían a Atoyac de Álvarez, el municipio vecino en la Costa Grande de Guerrero. Iban a exigir la presentación con vida de uno de sus compañeros, Gilberto Romero Vázquez, que estaba desaparecido, y fertilizantes, láminas de cartón, despensas, herbicidas y otros insumos agrícolas para familias pobres de comunidades de cinco municipios. Más de 400 policías los estaban esperando para detenerlos en el vado del río de Las Hamacas, a 3 kilómetros de Aguas Blancas, encabezados por los principales funcionarios del área policiaca del gobierno del estado.

Leer libro

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google